miércoles, 23 de julio de 2008

TREINTA Y TRES

No hay tensión que el agua caliente no alivie, por eso Victoria se recostó en la bañera que le habían preparado en su cuarto, dejó caer sus párpados y que el sueño borrara sus últimos intentos de resistencia.
Cuando uno se ausenta por un largo tiempo de un lugar familiar, la vuelta está llena de descubrimientos. Victoria, como una extranjera en la tierra que la vio nacer, reconocía algunos olores, ciertos sonidos, y el golpeteó de las ventanas de madera del establo.
Sin embargo, había cosas que le eran extrañas: caras, voces, aromas… De su pensamiento la sacó un ruidito cerca de su oído y el agua caliente cayendo otra vez por su cuerpo, mezclándose con la ya tibia que estaba en la tina.
Abrió los ojos y se encontró con Oncle, el hada que acompañaba a su padre.
-¡Hola!,espero no haberte asustado- le dijo a Victoria.
-No,está bien. Sólo estaba caminando entre mis pensamientos y mis sueños- le respondió ella.
-Necesitaba hablarte.
-Si, ¿Qué querías decirme?
-Quería platicarte sobre el destino.
- ¿El destino?
- Algunos le escapan, Princesa, otros lo ignoran, algunos sin hacerse preguntas tan sólo creen. Si les va bien afirman que “era el destino”, si algo les sale mal “el destino no existe”. Mis ancestros saben que hubo una mano que con una pluma mágica escribió historias, la de tu madre, la tuya, la mía. Pero también esa mano ha tenido la sabiduría y la grandeza de trazar letras posibles de ser borradas, modificadas, transformadas.
-El destino quiso que volvamos a estar de vuelta en Prisia – expresó Victoria.
-No. Vos fuiste la que quiso regresar.
-Sé que mi pueblo, desde hace mucho, repite una misma leyenda: “La tierra del puma azul caerá y por veinte años se sucumbirá en las sombras, después una princesa guerrera peleará por la victoria, y traerá la luz”.
-Eso es cierto. Prisia es la tierra del puma azul, ese puma cuyo pelaje reflejaba el azul del cielo, era tu madre. Y vos sos esa princesa guerrera que luchara por el honor y la libertad de su pueblo. Pero la guerra es la guerra y no hay victoriosos antes de ningún combate.
-Quieres decirme que el triunfo no está garantizado.
-Cuando Pierina mató a tu madre, el ejército de Prisia quedó desvastado anímicamente. Tu padre, estaba destrozado, no podía encabezar ninguna batalla, había perdido lo que más amaba, y por mucho tiempo pensó que Ada y vos también estaban muertas. Los soldados pelearon sin fuerza, prácticamente se dejaron matar. Diez años después, ayudando al destino, Arturo confesó a mi hermana Tina que ustedes seguían vivas. Buscamos a Ada, ella era la primera que debía regresar, y hallamos a una niña que en sueños nos buscaba: creo que fueron sus sueños los que nos guiaron. Cuando tu hermana se hizo mujer y comenzó por las noches a convertirse en puma, los pueblos comenzaron a hablar, creyeron que el espíritu de tu madre había vuelto a ellos. Pierina avanzaba con sus ejércitos oprimiendo a todos los pobladso cercanos quitándoles sus cosechas, quemando sus libros, pisoteando sus creencias. Los jóvenes se armaron y salieron a emprender su propia lucha.
-¿Y qué pasó?- le preguntó preocupada mientras salía de la bañera, se envolvía en una toalla y se sentaba junto a Oncle cerca de la cama.
-No era tiempo de levantar las banderas de la guerra- prosiguió el hada-,pero Ada es impulsiva y decidió encabezar ella misma esas batallas. Ganaron varias luchas cerca del río obligando a retroceder a los humerios. Ayudaron a defenderse a otros Estados. Pero Ada cometió un error, le entregó su corazón a un joven capitán, y El, para protegerla,un día decidió salir a la batalla sin ella y Pierina junto a Horus le tendieron una trampa. Los hombres desaparecieron y Ada encolerizada junto a las esposas y novias de esos hombres fueron a buscarlos. Pierina se batió en una batalla cuerpo a cuerpo con Ada. Pierina le hubiera ganado con tan solo batir sus alas, pero ella sólo quería distraerla. Las mujeres quedaron atrapadas bajo un hechizo. Sus pies se convirtieron en raíces, se les enterraron en la tierra, y el cuerpo se les hizo de madera, las manos y los cabellos se extendieron como ramas hacia el cielo, como pidiendo clemencia. Las lluvias y sus propias lágrimas fertilizaron la tierra y aún hoy esos árboles susciten. Son un bosque negro en medio de una pradera, se lo conoce como el "bosque de las viudas".
-Pobre Ada, debe de estar sufriendo.
-Sin duda, pero vos sos su esperanza. No cometas su error, debes de ser paciente y fría a la vez para tomar decisiones, sin ejército, sin hombres, tus soldados son a penas un puñado de hombres y mujeres viejas.
-Por mi madre, Oncle, por Ada y por todos los míos, te prometo que no le fallaré a Prisia, y seré capaz de hacer un soldado bravo del hombre más débil.

17 comentarios:

Ana Ortiz dijo...

Ups!, me quedó un poquitín largo..

Mar dijo...

noooooooooo!!! qué te va a quedar laaaaaaargo! es buenísimo, escribilos todos así!

Ana Ortiz dijo...

Mar, mi entusiasta lectora, siempre me arrancas una sonrisa :)

CecydeCecy dijo...

Ana, me gusto este dialogo, porque es un poco de ir aclarando las cosas no?
parece epocas de revelaciones despues de todo.

besos

Aguabella dijo...

QUERIDA ANA:

Largo dices????

Para mí tu historia se me hace cortisima como todo lo bueno.

He venido corriendo para leerte y verte un ratito y corriendo me vuelvo a escapar para atender a mis niñas que me necesitan, pero no por mis obligaciones dejo un capítulo tuyo sin disfrutarlo.

Un besito reina.

SUSANA dijo...

Esos arbolitos me mataron...están muy bellooossss!

Aquí seguimos pegadas a la historia

(Me fascina "El Bosque de las Viudas", está muy bueno!)

Espero que la pasaras divino en tu cumple!

Abrazos Ana!

MaRiLu dijo...

Fantásticamente bello! este relato,como todos!
Me encantó eso del "bosque de las viudas" qué imaginación!
Cada vez me sorprendes más.
Das para mucho niña!
Te felicito una vez más.
Un abrazo!

Recontra dijo...

Primero:

Feliz Cumple atrasado.

Second:

Cuan bello escribes.

Tres:

Saludos!

Ana Ortiz dijo...

Cecy, y sí, a veces se necesitan aclarar las cosas para poder iniciar otras nuevas.

Aguabella, gracias x pasar y muchos besitos para la nueva abue.

Susana, me alegro que te haya gustado mi dibujo.
Gracias, y sí la pasé muy bien en mi cumple.

Marilupy, muchísimas gracias x tus palabras.

Recontra, primero: gracias
segundo: gracias,
tercero: saludos para vos también :)

mArXelLa dijo...

Wow ana! me quedo con una frase hermosa y que define esta entrega: "No cometas su error, debes de ser paciente y fría a la vez para tomar decisiones..." y a veces es tan necesario tener la cabeza precisamente así, y el corazón en la mano. Lindísimo como siempre. Un abrazo

Ricardo Tribin dijo...

No..Ana te quedo excelente.

Como escribes de bien para nosotros tus seguidores de Prusia.

un beso,..

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Hola guapa ¡Por fin las tareas me dejan terminar de leer tu capítulo!, lo he empezado por lo menos cuatro veces.
Hoy los árboles me han encantado. Esos árboles encantados del "bosque de las viudas" me han contagiado.
Un besico preciosa. Espero que tu cumple resultara muy bonito,

Ana Ortiz dijo...

Marxe, a veces la paciencia suele ser una sabia consejera.
Gracias x pasar y x tus palabras.

Ricardo, gracias.

Casa encendida, gracias x hacerme sentir parte de tu rutina y de tu casa.

Nanny Ogg dijo...

¿Largo? En absoluto, está estupendo de extensión, de narración, de imaginación, de... pues de todo :)

Besos

-.Belu.- dijo...

me encantóo!!
no aguanto a la próxima...

espejo dijo...

es largo, pero se justifica la"largura" anita.
un abrazo

Milvecesdebo dijo...

Ana: los únicos largos que leo. Jaja (se me hacen cortos)
Mil cariños