lunes, 31 de marzo de 2008

CATORCE

El cauce de un río puede torcerse, y construirse a su paso canales para controlar su caudal y así evitar inundaciones o épocas de sequía. Pero la naturaleza es inmanejable, como el destino. Se puede jugar a las escondidas, huir por caminos aledaños, y sin embargo, siempre se termina en el lugar que estaba escrito.
Pierina, Reina de Humer, en su afán por controlar su vida y la de los otros, había hecho prisionera a Malva, el hada azul del destino, en un sótano oscuro de su castillo. La obligaba a anidar en medio de un lago artificial, rodeada de estrellas caídas y sueños incompletos.
Todas las mañanas bajaba a vanagloriarse delante de ella de su buena suerte y de su poder para torcer el camino que había sido escrito por los antepasados de esas tierras.
-Hoy sentí el sabor de la sangre prisiana y esto me ha hecho más fuerte. Quiero que me muestres lo que pasa con mis enemigos y que veas conmigo cómo esta noche, lo escrito no pasará, y cuando la luna se oculte, Prisia quedará sola para siempre.
Malva movía las aguas y reflejaba las imágenes pedidas: a Ada descansando malherida en su cama, a Ámbar preparando en un altar un amuleto protector con una piedra de cuarzo, una foto y miel; a Victoria viajando en un taxi y alejándose de su encuentro con Ada; A Galo viviendo su propia condena; A los pobladores de Prisia en sus faenas cotidianas con una pena que se manifestaba en sus acciones lentas y sin vida.
Pierina reía y su risa retumbaba en todo el reino. Las luciérnagas apagaban sus luces, los duendes paraban con sus quehaceres, los unicornios huían y las hadas volaban junto a ellos. Sólo en el pantano de las fealdades, y en la cueva de los hombres-oso se festejaba.
-No parecen de mi sangre. Mi pobre hermana ha muerto en vano…
Reía y su regocijo crecía mientras Ada comía un suculento desayuno junto con sus padres que no dejaban de mirarla y prodigarle palabras dulces sin hacerle preguntas, y Victoria viajaba en taxi hacia el lugar que le iba a brindar repuestas y Ámbar se concentraba para usar su magia con sabiduría. Galo volvía a comer y Oncle limpiaba su espada. En los poblados cercanos a su castillo, las mujeres le pedían a las elfas que les enseñaran el arte del arco.
El destino tiene dos caras, mientras Malva sólo le mostraba a Pierina lo que ella quería ver, su hada-gemela Celes, libre en el bosque de cipreses, sonreía porque veía que el río volvía a retomar su curso.

15 comentarios:

Nanny Ogg dijo...

Lo cual demuestra que no es bueno darlo todo por sentado. Ve lo que quiere ver y ese será su gran error.

Besos

Marce dijo...

genial. que se venga el quince. besos.

Aguabella dijo...

ANA, eres cruel!!!! quiero leerlo todo del tirón me tienes los lunes y los jueves como un niño esperando el regalo de cumpleaños.
precioso, sigo leyendo.
besitos

CecydeCecy dijo...

me tienes totalmente atrapada, como dicen mas arriba, me siento una niña esperando el cuento de antesde dormir...

Besos

CecydeCecy dijo...

ana, te agradezco de corazón, me gustan tanto, los adoro, mil gracias...

me dejas llevarme tu link a duendes?

milvecesdebo dijo...

Hasta el jueves...
Mil cariños

-soy lo que siento- dijo...

aay!!!cuentos me encantan los cuentos!pero como ke estaria un poco tarde en la lectura!no importa ya me las ingeniare...
Muchisimas gracias por haber dado una vueltita por mi mundo...!!!

Clarita dijo...

Este capitulo es memorable...
-Hoy sentí el sabor de la sangre prisiana y esto me ha hecho más fuerte. guauuu!!!! me encanto! no podes hacerme esto siempre lo mismo me dejas cortada al medio... jejejej, pero no falta tanto para el proximo supongo asi uqe lo espero ansiosa una y otra vez, como siempre, besos grandes ani!!!!! muaaa

rosmayd dijo...

me encanta el texto, por eso cuando tengas ganas y tiempo te invito a que pases por mi blog y leas una cosita jaja ya sabras.
besos ro

LA CASA ENCENDIDA dijo...

... en fin, seguimos pasando páginas y cada vez más intrigados, espermos pues mientras tando revcibe muchos besicos.

Recontra dijo...

Es casi una adicción de mis madrugadas...

Sinblancaporelmundo dijo...

Los maricones no comemos a nadie a no ser que ese alguien quiera.

http://sinblancaporelmundo.wordpress.com/2008/03/12/de-maricones-y-de-gays/

espejo dijo...

y las cosas pasan y pasan, no hay quietud en ningun lado.
gracias por dejar leer esto.

Elipse dijo...

Ana sus escritos, sus dibujos, de lo que me he perdido!!Sepa que admiro lo que hace y que pese a que no le comente estoy muy al tanto de sus escritos!En mi blog hay un presente para ud, espero lo reciba, un abrazo y disculpe la ausencia!!

marilupy dijo...

... "anidar en medio de un lago artificial, rodeada de estrellas caídas y sueños incompletos."
... ¡EXTRAORDINARIO PÁRRAFO!!
Ana...la historia es atrapante... la forma como la relatas es excelente!
Te felicito chica!
Besitos.