lunes, 27 de octubre de 2008

CUARENTA Y TRES

A veces el silencio resulta más ensordecedor que el sonido más estremo. Y cuando esto ocurre el aire se vuelve agobiante, los ánimos se exaltan, la compañía o la soledad pueden resultar igual de amargas.
Después que la hechicera Merlinda, junto con Victoria y Octavio, se uniera a Ámbar, todos permanecieron cercanos, pero sumergidos en sus propio duelo, sin hablarse. La noche cayó sobre ellos sin que se percataran del correr de las horas. La oscuridad profundizó aún más su dolor, sus pérdidas.
Octavio recogió algunas ramas secas y Merlinda las encendió.
-Deberíamos preparar algo de comida- se atrevió a decir la hechicera.
Pero nadie le respondió.
Victoria se acercó al fuego y se echó a dormir. Octavio la arropó con su chaqueta, y mirando a Merlinda le dijo:
-No tengo ganas de comer, pero necesitaría un cigarrillo.
Ella se acercó a la hoguera, metió su mano en ella y sacó de entre las ramas encendidas lo que Octavio deseaba.
-Gracias- le expresó él, y se alejó a fumar.
En la mente de Ámbar las palabras de su madre retumbaban en su cabeza: “El secreto está en la luz”, “el secreto está en la luz”… “el secreto…” . No podía oír nada más, ni sentir nada de lo que a su alrededor acontecía. Aprovechó la oscuridad para alejarse también. Caminó cerca del río y cuando estuvo totalmente a solas se arrodilló a su orilla. Respiró y bebió una gran bocanada de aire. Exhaló con fuerza y las aguas se alborotaron. Se elevaron delante de ella como una fuente, y un viento de tormenta empezó a volar las hojas, las ramas quemadas y las piedras que había a su alrededor. Volvió a aspirar y a exhalar, y las aguas se aquietaron y el viento trajo hacia ella el libro azul y su barita mágica.
-Por mis ancestros, por los que vendrán… ¡Guíame!- exclamó y dejó que las páginas del libro corrieran por sus dedos.
Se detuvo en la misma página que hacia unos días le revelaba el destino de su pueblo:
"En el año 20, después de la caída de Napea, antes que la luna quede entre las sombras, regresan las hijas perdidas de Prisia a ocupar el lugar que les ha sido usurpado.
Las espadas cortaran con su filos el aire, y la sangre de enemigos y amigos caerá en los campos y los ríos. La oscuridad cubrirá el cielo, y la última esperanza se ocultará en el corazón de una pequeña luz…"
-Regresamos a Prisia antes del eclipse, como estaba escrito- pensó.- La sangre de nuestros amigos ha cubierto los ríos y los campos, pero aún no han caído nuestros enemigos… - miró a su alrededor y contempló los vestigios del bosque arrasado por el fuego que provocaron los soldados de Pierina- Y la oscuridad nos ha cubierto…- se dijo-, pero... ¿A qué se refiere con: "en el corazón de una pequeña luz se oculta la esperanza"?... otra vez…:“el secreto está en la luz”.
Ámbar dejó el libro tomó su barita y la hundió en el agua
-¡Muéstrame!, exigió.
Y el río le mostró su casa, su rostro frente al espejo la mañana que se dirigía a la entrevista al diario en el que trabajaría junto a Victoria. El grupo de chicos de un hogar que viajaban en el subte. Vio y volvió a sentir la frenada brusca del subte, la mano de una niña que le quemaba la piel y le mostraba imágenes hasta ese momento insignificantes: Una espada cortando el aire, un guerrero caído, aguas verdes que se teñían de sangre. Agua rojas bajando hacia un pueblo de casas bajas ubicado entre dos montañas. Fuego, piedra, un libro de tapas azules, árboles de hojas negras como la tierra de los cementerios. La niña le había hablado de Prisia. Desde el momento que la tuvo cerca sintió que sería especial para ella, y ahora comprendía cuanto. Esa niña… Luz, así se llamaba era la esperanza..., pero ¿Por qué?
Ámbar pidió ver más y el rio le mostró la sonrisa burlona de Horus dejando detrás de sí a una joven desnuda, un cuarto de hospital, sangre, llantos de bebé, una madre que se negaba a mirar a su pequeña… observo ese rostro aniñado de la parturienta y el corazón le pegó un brinco.
Tomó sus cosas y salió corriendo hacia donde estaba la fogata. Con furia sacudió a Victoria gritándole:
- ¡¿Por qué abandonaste a tu hija?!¡Por qué dejaste a Luz!

14 comentarios:

Aguabella dijo...

Querida ANA

Me esta costando mucho entrar en los blogs, tengo problemas con el pc o con internet, ya no se que pasa estoy que muerdo!!

no me imagino a Octavio con un cigarrillo, no me preguntes el motivo porque no se decirtelo, solo que me hizo gracia.

¡¿Por qué abandonaste a tu hija?!¡Por qué dejaste a Luz!

Eso digo yo, espero la respuesta en tu próximo capítulo.

Como siempre es una delicia entrar y leer tu historia.

Un besito reina

mArXelLa dijo...

esta entrega inicio con todo, de verdad que las primeras palabras son bárbaras, el silencio a veces dice tanto a pesar de no escuchamos nada...
un beso

LA CASA ENCENDIDA dijo...

¡Vaya Ana, lo que menos me espera era este final, ya me has dejado de nuevo intrigada!
Espero más...!!!
Besicos guapa

SUSANA dijo...

Has comenzado a cerrar los hilos de la historia, y ahora todo comienza a tener la dimensión exacta.

Se viene lo grande...sí que sí!

Aquí estaré Ana!

Abrazos Mi Amiga!

Libélula dijo...

¡Ana!

¿Y ahora qué hacemos? Por dios...

¡Esto no me lo esperaba! No nos dejes así, por favor, publica algo pronto...

Besos Libélula

espejo dijo...

me estoy acostumbrando a tus acontecimientos, aunque la impaciencia no la controlo anita...
un abrazo

MaRiLu dijo...

El SILENCIO... se manifiesta de una mil maneras... es fascinante!
Atrapante... cada vez más...

-.Belu.- dijo...

TREMENDOOOOOOO!!!!

q manera de relacionar....

sos una GROSA con mayúsculas!!!

Nanny Ogg dijo...

Me ha encantado el comienzo de este capítulo. Es genial.

Besos

Odiseo de Saturnalia dijo...

Me gusta volver, y meterme en esta historia... y ver como vas cerrando el paquete donde quedará tu sueño para ser leído.

Elipse dijo...

Anita, estoy esperando el final, será tan iluminado, será de esperanza,que sea lo que tenga que ser,pero esta agonia de una historia que teje su final, me mata,soy ansiosa!!
Besos!!

ernesto51 dijo...

Silencio al comienzo, noche, oscuridad, historia, lectura y al final abandono y ausencia. Nos llevas al galope y nos dejas anhelantes.

Genial

MaRiLu dijo...

Anaaaaaaa!!!
Amiga tengo un obsequio para ti, a ver si te fijas cuando puedas...

http://marilupy.blogspot.com/2008/11/un-bonito-gesto.html

Besos!

Pandora & Zeuz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.