lunes, 8 de octubre de 2007

PLANES CRUZADOS CAPITULO 16

-Señora Vallejos, la persona que presuntamente atacó o participó del ataque de su marido, pertenece a un grupo bien organizado, que hace varios meses viene realizando este tipo de delitos. Son minas embaucadoras. Por lo general, se mueven en grupo de tres o más. Visten bien, actúan con buenos modales, y atrapan a tipos de buena mosca. Trabajan siempre en la misma zona y creemos que algunos dueños de los restauranes o bares están arreglados porque no hacen la denuncian o declaran no haberlas visto- le explicó la detective a Laura- Su marido participó de una cena con amigos el sábado ¿no?- le preguntó.
- Era una cena de negocios... - respondió Laura.
- Y recuerda en qué restaurante- continúo interrogando Peralta
- En el resto La carbonada- se adelantó a responder Ramírez.
- Me los suponía... varias víctimas alegaron haber conocido a estás mujeres en ese restaurante, pero su dueño y los mozos siempre responden que no recuerdan a haber atendido a los clientes afectados, ni pueden describir a las mujeres.
- ¿Cómo pasó?- quiso saber Laura.
- Por lo general, ésas mujeres van en grupos a comer a alguno de estos sitios de moda, piden una mesa cerca de una en la que haya hombres solos. Le coquetean, le sonríen, a veces reciben una invitación para acompañarlos por parte de esos hombres, en otras oportunidades ellas a la hora de pagar se hacen que le robaron la cartera, o salen y regresan diciendo que le pincharon la goma del auto, o que éste no arranca y le piden que las lleven a su casa. En el camino por lo general se desvían a un hotel, y ahí adormecen al pobre hombre y le roban, a otros lo roban en el auto después de practicarle sexo. Nunca están solas, siempre las sigue algún hombre que golpea a la víctima, si la cosa se pone difícil.
- Pero a mi marido... no le robaron nada- murmuró Laura.
- Su marido se habrá resistido, no le dijimos nada antes para no preocuparla, necesitábamos corroborar los hechos, pero él presenta golpes en los brazos y arañazos, y encontramos un preservativo usado en el piso del vehículo. Creemos que cuando quiso robarle el le pegó, o manoteo, había un mechón de cabellos largos en su puño derecho, pensamos que algún socio de la mina lo atacó para que la soltara.
- No lo puedo creer...
- Su marido se veía con un tal Thomson- prosiguió la detective.
- No sé su apellido.
- Si, Julio Thomson- respondió Ramírez.
- El señor Thomson fue encontrado amarrado a un árbol en una zona descampada cercana a donde hallaron a su marido. Él hombre está ileso, pero en estado de shock. Lo durmieron y le sacaron el auto y las pertenencias de valor. No pudo declarar todavía, pero si decirnos que fue una mujer con la que se fue del restauran. No le contamos nada del estado del señor Vallejos.

Laura no podía comprender lo que le decía la investigadora. Sabía que Roberto era incapaz de engañarla, cómo podía ser que haya caído en las redes de una desconocida y haya tenido relaciones en el auto con ella... No, eso era imposible, ésta historia era muy extraña, acaso su marido había caído en alguna trampa. Nadie debía saber si era cierto lo que ocurrió, no le haría bien a su buen nombre. Pero, su Roberto, cómo pudo... Laura sacudía la cabeza, apretaba los dientes, mascullaba su rabia...
era incapaz de engañarla y menos de tener
- No puedo creerle.. - le dijo a la detective Peralta mirándola a los ojos
- Sé que es difícil soportar que su marido está mal y a la vez enterarse de que la engaño, pero nosotros apresamos a una de las mujeres que tenemos marcadas y encontramos varias pertenecías de otras víctimas y un corbatero de oro con las iniciales R V. - Peralta le indicó a un policía que le alcanzase la prueba. - La reconoce- le preguntó a Laura mostrándosela.
- Sí, es de Roberto, yo se la regalé.
- Bien- La detective extendió la bolsita con el corbatero al policía y le indicó que anotara en el expediente que la esposa de la victima reconoció el elemento hallado como perteneciente al mismo. Con esta prueba voy a poder dejarla encerrada esta mujer un tiempo más,por lo menos hasta avanzar con la investigación.
Peralta se retiró y Ramírez abrazó a Laura. Estaba pálida y temblando. "No puede ser, no puede ser", repetía.

.............................................................


- Déjeme acá- le indicó Paula al chofer del taxi- en la casa con el portón de madera.
Se bajo y caminó hacia la puerta. Vio que había luz dentro; "Estará Mariano" se preguntó. Tocó timbre. Oyó pasos acercándose a la puerta. Después el ruido de la llave girando y el picaporte. Cuando la puerta se abrió el corazón le estalló de alegría.

3 comentarios:

Ana Ortiz dijo...

Como el sábado no pude publicar, hoy hay dos posteos. Espero no aburrirlos con la lectura.

EMPERADOR DE UNA MENTE SIN RECUERDOS dijo...

ANA, gracias por pasar... me alegro que te haya gustado.
El amor siempre estuvo y esta en mi vida, solo que duele el no ser correspondido, si dios quiere las cosas se encaminan, y si no, siempre lo tengo a mi lado, no de la forma que yom quisiera, pero al menos es algo.
Y jamas!, aburris con tus post, puedo pasar horas leyendo y releyendo... actualiza cuantas veces puedas!!!!!

Muchos Saludossss...

Onna dijo...

Uy yo entre el sabado y me quede esperando el capitulo menos mal q llego.....
buenisimo...
besos Ro