lunes, 31 de diciembre de 2007

PLANES CRUZADOS CAPITULO 50

Una vez en el auto, Ramírez abrió el sobre. En él halló fotos en las que se lo veía con Paula el día de su cumpleaños, cuando le robó un beso, con Brenda, abrazados en un reservado de un boliche, en un restaurante almorzando con Laura, y con Vanina en su apartamento, realizando juegos sexuales: a ella debajo de él con las manos atadas a los barrotes de la cama con una soga, y a él en su lugar con los ojos vendados.
También halló un papel, con letras recortadas de un diario decía: “Tu ambición las matará”.
Enseguida se le vinieron a su mente las palabras de Laura: “Cuida de Paula”. Dejó el sobre con las fotos sobre el asiento del acompañante, encendió el auto y arrancó. Pero, tuvo que frenar de golpe, porque frente a su vehículo estaba parada la detective Peralta apuntándole con un arma.

Careo

-Brenda, yo te sentía mi hermana y me traicionaste.- le dijo Paula con enojo- Te metiste con todos los hombres que me amaban: con mi padre, con Jorge y con Mariano; con Mariano, con todo lo que te hable de él, de lo que sentía, ¡Cómo pudiste.
-Estás equivocada Paula yo…
-¡Basta! ¡Basta!, no quiero más mentiras, sé una vez sincera en la vida, por favor.
-Está bien. Yo… yo estuve con Jorge, pero fue por despecho, por soledad…
-Pero… yo lo quería, vos me alejaste de él porque me dijiste que me iba a lastimar, que yo para él sólo era una más de sus aventuras, que cuando me descompuse en su casa él no hizo nada, que no se había preocupado por mí. ¿Eso era verdad?
-No. Te mentí.
-Y cuál es la verdad.
-Antes de que te fueras a ver con él yo te hice un té porque vos estabas nerviosa, yo te puse unas pastillas para dormir, eran muy suaves, sólo quería que te quedaras dormida y faltaras a la cita, pero saliste antes de que te hicieran efecto. Después se ve que al mezclarlas con alcohol te intoxicaste. Jorge me llamó cuando te sentiste mal. El estuvo conmigo toda la noche, esperando tu recuperación. Y los días siguientes vino a verte, pero yo no lo dejé pasa; lo culpaba por lo que te había pasado, por haberte dado alguna droga.
-¿Y él, se fue así como así, no peleo por mí?
-No pudo.
-No pudo o te encargaste que no pudiera metiéndote en su cama.
-Ya te dije, estuve con Jorge por despecho. Un día me sentía mal, engañada por ese hombre casado con el que salía, y me encontré por casualidad con él en un restaurante, empezamos a hablar… nos hicimos compañía toda la tarde. Al día siguiente, volvimos a encontrarnos para almorzar, y al siguiente, y al siguiente, pero sólo nos hacíamos compañía. Hasta que una noche nos citamos en un boliche, bebimos algo y… ese día sí terminamos en su casa. Sólo fue una relación de una noche, algo no planeado que empezó y terminó ahí, te lo juro. Quedamos como amigos.
-Y pensas que puedo llegar a creerte después de todo. No; no te creo, ayer cuando te oí hablar con él supe que seguías en contacto y empecé a recordar lo que había pasado esa noche, que él me había dicho que me amaba, sus besos, sus caricias; estaba dormida, pero sabía que había oído su voz en el hospital. Y recordé la noche que te vi abrazada con el en ese boliche… mi padre me lo había dicho, pero no le creía hasta que los vi.
-¿Tu padre te dijo?
-¿Y Mariano?
-Yo nunca estuve con Mariano, nunca te mentí acerca de él.
-Yo te vi con él el sábado a la mañana y a la noche él me dice que no quiere estar más conmigo.
-No era yo.
-El me llamó para salir el viernes y lo sentí tan dulce que pensé que me iba a pedir casamiento. Por eso, y porque habíamos estado hablando de que ambos soñábamos con tener una casa llena de chicos, con comprometernos con alguien para siempre y porque el día anterior se había detenido frente a una joyería y me había preguntado que anillos me parecían más bellos… Y esa mañana, lo veo con vos, y siento que todo se me iba a esfumar de nuevo, pero a la noche, parada en la esquina que quedamos encontrarnos cuando lo veo venir hacia mí, pensé que el sueño se cumplía. Cenamos, brindamos por el futuro, me dijo que me amaba, pero como a la persona más bella y maravillosa que había conocido, me amaba, pero había alguien más que se había robado su corazón...

1 comentario:

Max dijo...

Ana gracias por visitar mi Blog, nos estamos leyendo

Saludos

Maxi