jueves, 3 de enero de 2008

PLANES CRUZADOS CAPITULO 51

Paula se iba poniendo más y más colorada, elevaba la voz, de pronto llorisqueaba, de pronto adquiría una voz irónica, estaba a punto de estallar como la lava de un volcán que empieza a empujar por las rocas para entrar en erupción.
- ¡Vos me robaste todo!- le gritó a Brenda
- Estas loca Paula, estás mal, oí lo que decís no tiene razón de ser.
- Loca, loca, eso es lo que me hiciste creer. Vos me llevaste a ver a ese psiquiatra que me recetó esas pastillas que me mantuvieron anestesiada todo este tiempo. Fue Mariano el que me fue convenciendo para que deje de tomarlas. Y eso es lo que hice desde hace tres días y ya me siento mejor.
- Te confesé lo de Jorge, pero no puedo decirte nada de Mariano, no tengo nada que ver con él, entendelo. No sé por qué se te metió eso en la cabeza.
- Por que te vi, te vi Brenda. No lo aluciné. Mi padre me lo había advertido, y por el amor que siempre te tuve, no quería creerlo. El me obligo a ir esa mañana a la confitería donde me dijo que los había visto. No quería verlo, pero… otra vez tenía razón.
- Tu padre es el que está loco… tu padre es el que quiere hacerte mal.
- A sí, así que mi padre quiere lastimarme… Mi padre me contó lo de ustedes, como lo sedujiste, como lo extorsionabas con contarle a mi mamá sobre su romance, y porque te dejó decidiste vengarte conmigo, hacerme infeliz. Mi padre fue sincero, él se dio cuenta de tu engaño, y vos lo averiguaste, vos quisiste detenerlo y por eso lo atacaste, por eso quisiste matarlo…
- ¿Qué?
- Se terminó, Brenda, se te terminó el juego. Recordé el momento que te vi salir del auto de mi padre el sábado por la noche… volví a ver su rostro de dolor cuando corrí hacia él, por eso, decidí declarar que yo lo había hecho, sólo para que vivas con la culpa de verme encerrada siendo inocente.


Se le escapó el conejo

Florencia despertó con un fuerte dolor de cabeza. El calmante que le habían dado cuando la atendieron por el golpe que le dio Paula, había perdido el efecto. Había mucho por hacer todavía, necesitaba higienizarse un poco, y tomar algo para calmar su malestar.
Fue directo a la oficina de Laura para pedirle un vaso con agua, cuando no la halló allí llamó a su asistente, esta le manifestó que no la había visto salir, entonces regresó a la oficina y recorrió las salas cercanas a la misma. Nada, en ningún lado estaba. Recordó un cuadro pintado por su hermano que le había llamado la atención. Se acercó a él para verlo con más detalle, “Esos ojos…esos ojos”, masculló, “Maldita”, dijo de repente. Corrió hacia lo oficina. Buscó detrás del escritorio, y miro la caja fuerte, la puerta estaba mal cerrada, la abrió y vio que los bolsos con el dinero ya no están.
Tomó de su bolso el celular y marcó un número.
- Gonzáles, necesito hablar con Roberto, es urgente.

4 comentarios:

Belu dijo...

wuuuu valió la pena esperar hasta hoy... zarpadísimo..
ahora, el roberto al que llama Florencia es el padre de paula??

dios, cada vez mejor se pone esto..

Ana Ortiz dijo...

Si Belu, Roberto es el padre de Paula.

Mar dijo...

wow... lei toodos los capìtulos ayer... espero ansiosa el próximo capítulo!!!!
Obvio seguiré viniendo...
Besossss

AleinadNnes dijo...

Podrías publicar todo esto físicamente!!!

=)

Tiene un misterio que encanta.

Saludos desde chile!!