jueves, 17 de enero de 2008

PLANES CAPÍTULO 59

En la gran sala de la casona, sentado frente a un hogar encendido, vestido con una bata de seda negra, y comiendo almendras y frutillas y bebiendo vino espumante, estaba Esteban Villalba, uno de los coleccionistas de arte latinoamericano más famoso del mundo. Muchos conocían su nombre, pocos llegaban a hablar con él. En algunas oportunidades, había contratado a actores para que se hicieran pasar por él, y así poder recorrer los museos y galerías como un perfecto extraño, por lo que había confusión respecto de su rostro.
Al ver entrar a Mariano y a Laura, dejó la copa que tenía en su mano, se apartó del sillón y caminó lento hacia ellos, pero cuando vio a Pedro con un bolso en la mano, supo enseguida que se trataba de las pinturas y sonrió de oreja a oreja.
-¡Las trajiste!- exclamó, con un gesto infantil.
Pedro le alcanzó el bolso, él sacó los rollos de las pinturas y su rostro se iluminó.
-¡Mi hermosos Matta y Carreño!

Laura y Mariano se quedaron como petrificados mientras Esteban se seguía deleitando los ojos con los cuadros y Pedro le acariciaba los hombros y su espalda. De pronto, su rostro cambio, se volvió duro, y empezó a hablar.
-Tu esposo, Laura, tiene el encanto del diablo. Te seduce de a poco, te hace sentir… bueno, vos ya lo sabes… como que el mundo es algo conquistable, maravilloso; te ensalza, te alaba, te enamora. Le di dos de mis obras más preciadas, pensando sólo que con eso lo hacia feliz, y me traicionó, me devolvió dos falsificaciones. Pedro que tiene uno de los ojos más entrenados en obras de arte, enseguida me lo hizo saber. Pero cuando lo enfrenté a Roberto, éste me lo negó. Me juró que me había devuelto las originales y que sólo le había pedido a un artista que le hiciera unas réplicas para uno de sus edificios. Pero después, nos enteramos que en el mercado negro estaban ofreciéndolas. Quisimos negociar con él nuevamente y se negó a hacerlo. Otro coleccionista hizo un depósito por un millón de dólares en una de sus cuentas, y él se quedó con el dinero, y no la entregó tampoco.
Pedro, que te conoce de tus épocas de la casa de arte, y te tiene un gran afecto, cuando supo que había un plan para secuestrar a tu hija, recuperar las pinturas y el dinero, se adelantó a todos y te lo confío.
Logró que fuera tu hija la carnada, no la secuestrada, para apresar al artista, su novio, y quien se encargara de entregar el dinero por él. Pero, ustedes, ustedes tienen una particularidad para complicar las cosas. Tu hija presa, tu marido internado, vos enamorada del novio de tu hija… si que son una familia divertida.
Tuvimos que encargarnos de algunas cosas, pero todo puede tener aún un final feliz.
¿Trajeron el dinero del otro coleccionista?
-Si está en el auto- respondió Laura.
-Esta bien. Pedro manda a traer ese dinero. Vos sabes a quién devolverlo, y dale los pasajes de avión que tenemos para ellos. ¡Son libres de culpa y cargo!
-Podrían devolvernos las réplicas- pidió Mariano.
-Son suyas, yo no las necesito.

Esteban los invitó a quedarse en una de sus habitaciones, para bañarse, cambiarse de ropa, y descansar un rato hasta la hora de ir al aeropuerto. Pedro, cuando estaban ya en el dormitorio, les entregó los pasajes, algunos cheques de viajero, unos bolsos con ropa del talle que le había pedido Laura, y las réplicas de las pinturas.
-Gracias Pedro. Has demostrado ser un buen amigo. Pero necesito saber por qué mi hija, por qué necesitaban llegar a un secuestro.
-Lo único que puedo decirte, es que el grupo que encabezó el secuestro era dirigido por una mujer que trabaja para un grupo que se encarga de obtener de la forma que sea, obras muy cotizadas en el mercado, para después venderlas al mejor postor. Yo tuve que infiltrar mis hombres en él para que tu plan fuera factible. Yo, seguiría cuidándome un tiempo, y te diría que nunca confíes en lo que te dicen, sólo confía en tus ojos.

6 comentarios:

-.Belu.- dijo...

genial!
(observá a la hora que me levanto para ver si ya actualizaste=P)

esto se aclara cada vez más.. pero por dentro sé que todavía quedan más sorpresas..
si pido una yapa de mediodía es mucho abuso no?
jaja espero al sábado ansiosa!
q andes bien ana! un beso

yamilmatias dijo...

me estas volviendo loko!! jajaja


prometo actualizarte un pdf!! con los demas capitulos...


besos

Mar dijo...

uhhhhhhhhhh

acsel dijo...

llegando y navegando, muy bueno!
exitos!

AleinadNnes dijo...

Recuerdo que un profe de litaratura me dijo una vez: una buena novela tiene narración, descripción y diálogos...

Me gusta que esta tenga hartos diálogos, eso la hace dinámica!

saludos =)

susana dijo...

Caramba Ana, todavía ando medio perdida. Me prendo en lo de actualizarte en un pdf, todavía me faltan muchos capítulos!

Cariños!